Diego ya viene

11Dic15

Ayer cumplí las 39 semanas de embarazo. ¡Quién hubiera pensado que llegaría a este punto cuando estaba con síntomas de parto prematuro! Quedan sólo 3 días para conocerlo, ya que si no nace por su cuenta, me van a inducir el lunes.

No lo puedo creer, en unos días mi primer hijo va a nacer. Es una mezcla de sentimientos, emociones tan grande que estoy agotada. Este año he sentido tantas cosas que mi corazón está cansado. Pienso en que voy a parir sin mi mamá y se me rompe el alma; ya tengo su foto lista para que sea quien me acompañe en la pieza de la clínica.

He tenido tantas falsas alarmas y contracciones que me hacen partir a la clínica que ya no sé qué creer cuando comienzan otra vez. Le pido a mi mamá que me de una mano y ayude a nacer a Diego de una buena vez, pero no ha funcionado.

Igual, no quedan más de 3 días para conocer a mi hijo, Diego. No lo puedo creer, mi cachetón ya va a estar en mis brazos. No podría pensar en una mejor forma de terminar este año tan difícil.


El título lo dice todo, los meses que siguieron a enero han sido de comienzos y finales.

Mi mamá murió, el lunes 13 de julio a las 00:50, en la clínica. Una metástasis en hígado y cerebro fueron las culpables. No voy a entrar acá a explicar el dolor ni el estado de mi corazón, pues están en carne viva, sangrando a diario por su pérdida. Sólo sé que han sido meses difíciles, de pensar que no me la puedo, pero sigo… porque estoy embarazada de nuestro precioso y esperando hijo Diego.

Ya tengo casi 7 meses de embarazo y él, aún sin saberlo, ha sido mi sostén, mi salvador. Aunque he llorando a mares, pensar en su llegada, en irle comprando sus cosas y pensando en nuestra vida como familia me ha dado aliento para darle para delante.

Hoy, que tengo 29 semanas y 2 días, estoy con reposo absoluto. No, si de verdad este año un chaparrón de cosas. El miércoles fue a la clínica por dolor de guata y terminé siendo monitorada por síntomas de parto prematuro. Así no más, Diego está igual de ansioso que yo pero por lo menos se tiene que esperar unas 8 semanas más para venir.

Así, la vida me demuestra que es poco lo que uno controla, que todo toma nuevos rumbo de un minuto a otro. Mi embarazo había sido casi perfecto -el casi fue la enfermedad y muerte de mi preciosa mamá-, si no fuera por eso he disfrutado cada minuto, cada día en que me puedo ver con mi guata linda y ver en las ecografías a nuestro hijo. Ahora no me queda otra que seguir al pie de la letra lo que diga al doctor, que por ahora es reposo absoluto con levantada sólo al baño, tomarme los remedios para las contracciones y delegar. Eso es lo más difícil, si ni siquiera tenía sus cositas guardadas en el clóset.

Mi mamá me hace muchísima falta en esta etapa. Estararía como directora de orquesta aquí junto a nosotros ayudando en todo. Pero yo sé que como pueda, nos está tirando buenas energías desde donde esté. Le pido que me cuide a mi Diego, a mi hijo precioso que ya quiere nacer.


Comienzos

30Ene15

No escribo desde octubre, desde que mis viejos dejaron la casa en Santiago y se fueron a Tunquén.

Muuucho ha pasado en este tiempo. En orden cronológico, renuncié a mi trabajo en la agencia a mediados de octubre, el día 16 exactamente. Me acuerdo de estar sentada con mis 2 jefes diciéndole mis razones, y ellos asintiendo con la cabeza. Mucho no me podían decir, me estaba yendo porque estaba cansada, de que le carguen la mano a la gente, a mí y a mí equipo, prometiendo que contratarían gente y luego sólo ofreciendo gente en practica. Y como la buena voluntad tiene fecha de término, por lo menos en la oficina, di un mes de aviso.

A la semana el gerente general renunció y a la semana después de eso el director digital. O sea, tomé la decisión en el momento adecuado. Hoy estoy freelance y ganando más plata que antes y con más tiempo.

El día domingo 14 de diciembre me hice un test de embarazo… y salió positivo. Era la noticia más linda y la energía que necesitábamos, luego de un año tan complicado como el 2014. Con Angelo estábamos tan ilusionados. Ese mismo día me pidió matrimonio. Nunca había tenido un día TAN LINDO EN MI VIDA. Íbamos a formar una familia y nos íbamos a casar. Aparte mi anillo es increíblemente precioso. No lo paro de mirar. Perdí ese embarazo hace un par de semanas y fue muy duro. Fue imposible no acordarme del embarazo que tuve hace tantos años y que también perdí. Hoy ya estoy bien, pensando en el futuro y en la idea de nuestra linda familia.

Mi mamá está nuevamente en quimio. A los pocos días de saber de mi embarazo, supimos que los exámenes de mi mamá no habían salido buenos. No entraré en detalles, sólo que tiene 4 ciclos de quimio y que ha sido un golpe emocional y una patada al corazón. No soporto la idea de mi mamá enferma ni menos pensar en el pronóstico de esta enfermedad de mierda.

Así que, aprendiendo a ser resiliente a la fuerza, no me queda otra.


Un domingo

05Oct14

Hoy fui a ayudar a mis papás, vendieron la casa. Como si este año no trajera suficientes remezones y cambios, ahora les toca dejar la casa en que han vivido por casi 18 años. Está todos patas pa arriba. Llegué y mi mamá me regaló un anillo suyo, de citrino y oro, precioso. Me dijo que era por mi santo que fue el sábado, San Francisco de Asís. Así me contó que cuando me iban a bautizar el cura le preguntó que a qué santo me iba a encomendar, él le recomendó a San Francisco, que me iban a gustar los animales, y así fue.

Desarmamos clósets e intenté que regalara un montón de cosas, pero le gusta guardar: lanas, pañuelos, vestidos de fiesta y ropa que no se pone hace mil años, igual se guarda. Salí con tres bolsas llenas de cosas, entre ellas un sostén precioso que era de mi abuela.

Almorzamos los tres, llevé del postre de manzana que había hecho y les encantó.

Pero llegué a la casa con sensación de pena y me puse a llorar. A pesar de que nos reímos un montón ordenando y todo, fue extraño. Que dejen esa casa, que se vayan a vivir a la playa por un año. A fin de mes parten, los voy a extrañar un montón.

Siento que no los puedo ayudar todo lo que quisiera, que mi mamá sigue con dolores de la quimio, que sigue cansada y a pesar de todo eso se les viene el tremendo cambio de vida. La vida es dura, y pasa rápido. Me siento tremendamente nostálgica. Quisiera volver a ser un cabra chica junto a ellos. Tampoco quiero transmitirles mi pena, ya que sé ellos la sienten también.


Recuento

16Ago14
  • Ayer estuvo de cumple la Jaci, cumplió 3 años.
  • Ayer también el Pipo, mi hermano y papá de la Jaci y la Lou, se cayó andando en bici. Fuerte. Se rompió todos los ligamentos de la rodilla izquierda, fracturó un hueso del hombro derecho y fractura unas vertebras (que por suerte se sanan solas). Fue un súper susto y ayer tuvo la primera operación, el próximo miércoles lo operan del hombro y no sabemos cuándo será la operación de la rodilla. Una mierda. 
  • Mi mamá está bien, los últimos exámenes salieron bien y hasta octubre no debe hacerse nada. Me da nervio qué pasará ese mes. 
  • Se vendió la casa de mis papás, estuvo harto rato a la venta y esta semana se concretó la venta. A fines de octubre la tienen que dejar. 
  • Yo tuve un aumento de sueldo en la pega. Yei. Me habían ofrecido pega en la UDD, pero por el mismo sueldo, por lo que me sirvió para hablar con mi jefe y quedarme en la agencia. 
  • En junio volvimos de 1 mes de vacaciones en Europa, fuimos a España (Valencia, Ibiza y Barcelona), Francia (París), Italia (Génova y Roma). 
  • El resto igual, este año ha sido muy movido. Tal vez deba hacer cambios. 

mientras más tiempo pasa, más me haces falta. es así de simple y así de difícil. así echo de menos a la Poli. Más adulta, más extraño las conversaciones que tendríamos. Mi amiga, del alma, mi Poli. Es raro, antes del terremoto me fui a tirar las cartas con una señora, que más bien veía ángeles; ella me dijo (en enero de 2010) que yo iba a tener un pena, de la que iba a tener que tener ayuda para poder superar, en ese momento pensé que era de mi pareja actual, esa relación estaba llegando a su fin. Nunca pensé que ella hablaba de ti. Poli, que estabas feliz de ir a Juan Fernández. No pasó mucho tiempo cuando el PUTO destino te llevó para otro lado. Al lado que más le tengo miedo, la muerte.

Hasta hoy no creo que hayas muerto. Es duro washita. Te pienso, todas las semanas. Te pienso tanto por la puta. Weona.. pa dónde te fuiste. Dónde estás. Me escuchas cuando te hablo? Te hace mal que piense en ti tanto? A veces me da nervio, no lo hablo con nadie… cuando camino a la pega, cuando me devuelvo, cuando voy en el auto….. puta loca, Poli, estás en mi. Que mierda que no te pueda hablar en vivo, que no vengas a mi casa, que no te haga un juguito natural, que me digas “Fran, qué linda tu casa”. Es una gran putada de la vida que la muerte (esa palabra es muy fuerte) te haya llevado, no la creo, no la creo. No sé si te hace mal que aún no pueda asumirla. Es muy dura amiga. Te necesito tanto. Te…. todo. 

Rememoro mucho el día que supe que te habías ido, llorando mirando tus fotos en la casa del Yoyo, escuchando a Eddie Vedder “Guaranteed”, tomando vino y tirando vasos a la pared, de rabia y pena. Es duro amiga. No sé si es duro para ti vernos con tanta pena, Van a ser 5 años. Conchasumadre weona, 5, dónde estás. Cuando paso por la iglesia de tu funeral me desarmo, pienso en Álvaro cuando nos subimos al auto y se desarmó en llanto. Me acuerdo la ropa que tenía puesta, unos jeans, chaleco con flores y zapatillas de esas que compramos por internet, fucsia. La Maite quería color. Y no sé por qué esos días la gente me dijo que yo estaba linda. Raro, cuando nunca mi corazón había estado tan echo mierda. 

Nos fuimos muchos en el auto al cementerio, es raro ese estado. Creo que es sin creer a lo que íbamos, a despedirte amiga. PUTA, weona, te fuiste….. en físico, Que mierda, la wea rara, por qué te fuiste. En qué estábamos despediéndote?  Después de tu funeral nos fuimos a almorzar, y yo tomé vino y me curé. Después nos fuimos a la casa de la Caro y me curé más y lloré como tonta. 

Me fueron a dejar a la casa de mis papás. Mi viejo me abrió la puerta, yo borracha, no tenía mucho que decir. Al otro día me llevó a la pega y escuché todo el día la canción de Amelie y lloraba, Así fue por mucho tiempo, años. Todavía no se qué hacer con la pena de tu ida. Dime, ¿qué hago? QUE MIERDA HAGO POLI, QUÉ? Dame paz, ¿puedes hacer eso? ¿Dónde estás? Dios, le pido que estés bien donde estés, que nos veas a las amigas cuando te recordamos, a tu sobrina la Cami, a la Maite, tus viejos. PUTA PUTA PUTA pasa el tiempo y aún así tengo rabia que no estés.

Angelo te conoce de lo que le he hablado de ti, pero te aseguro que se hubieran llevado TAN bien. Las lágrimas son internas mi amiga, todos los días, internas, en mi corazón. No sé si te hago daño. No quiero, no quiero idealizarte, puta Poli, por la chucha weona, por qué te fuiste… qué debo aprender de tu ida tan repentina? Me acuerdo que me retabas, que la última vez que estuvimos juntas vimos una estrella fugaz, en el Parque Araucano. Qué me dirías hoy? sobre mi mamá enferma? seguro serías la más power de todas. 

Serías la madrina de mis guaguas, te contaría de mi trabajo, harías tu salsa de yogur famosa, te complicarías con tu cumpleaños, me hablarías de los chungungos y del cuello de botella, todo esto haría que te quisiera aún más… es increíble como estás presente en mi… amiga mía, te amo, te extraño. Recuerdo en cómo decías mi nombre, con voz de niña, “Fran”, amiga niña, tú, Poli. Hasta cuándp recordaré tu voz? No quiero olvidar nada de ti. Mi corazón se aprieta weona. Dónde estás? 




A %d blogueros les gusta esto: