Amar la vida

28Feb14

Mi mamá está hablando con la Pili por teléfono mientras pinta mandalas de colores que mi papá le imprimió anoche. Estamos sentadas en la terraza y hay un solcito rico. Anoche volvimos a dormir juntas, se despertó en la madrugada para que le diera un remedio, después dormimos a pata suelta hasta como las 9. Soné con la Ester, la nana de mi mamá cuando ella era chica, tal vez la está cuidando. Me cuesta mucho despertar en la mañana, me quedaría con ella regaloneando muchooo. Y ni hablar del trabajo, me he hecho la weona ayer y hoy. El lunes volveré, aunque me arranco a medio día para acompañar a MM a cortarse el pelo, no quiere pasar por la caída, puede ser muy traumático. 

Mi vieja ama la vida. No se quiere morir, me quiere ver casada y poder criar o malcriar un poco a mis hijos. Me hace sufrir, no lo siento como presión, pero uno siempre quiero estar a la altura de los papás, no sé. 

Hoy me cocinó una sopa de tomate fría española que se llama Porra, también hizo paté casero el más delicioso de la vida. yam. Tomó sol y se puso su bikini, le puse bloqueador y me hizo contar 10 minutos, justo lo que la Pili le dijo que se pusiera al sol. Cuando le dio calor metió las patas a la piscina. Homero quiso meterse con ella =). 

Mi viejo partió al súper y a comprar frutas y verdus, me compró a mi incluso, siempre se preocupan hasta del detalle más chico. Llegó como a las 3 y almorzamos los los tres en la cocina, mi mamá comió de todo. Después de almuerzo me bajo rabia, estaba sin ganas si quiera para abrir el mail, o sea, si hubiera pasado algo urgente en la pega no me doy por enterada. Escuchamos los mismos mantras desde la mañana, tal vez eso me hizo estar cansada. Anduvo en bici estática 6 minutos, el doc le dijo que necesitaba que hiciera ejercicio para que la quimio llegara a todos los lugares de su cuerpo. Que sudara, pero mi mamá dice que no suda jajaja. 

Después de la bici quedó botada, y así estuvo en la terraza hasta que llegó el Pipo y la Trini con la niñitas. Las niñitas, su amor más grande, sus nietas. La Jaci a veces anda tímida y no la quería ir a saludar así de abrazo y beso, la Lou en una semana ya camina mucho y dice papá, mamá, gracias y galletas. Estuvieron un par de horitas donde jugamos harto con las broca; llegó el Yoyo también nervioso porque hoy tenía una pinche a comer en su casa. 

Me vine a mi depa con cargo de conciencia, por no estar hasta mañana con ella, pero ya llevo una semana y también debo estar en mi casa, con mi pololo, hablar de otra cosa que no sea cáncer. Cuando llegué a mi casa me esperaban flores, gerberas.. mis favoritas y chocolates. Abrí la tarjeta y salía: Unas flores para hacerte sonreír – Te quiero amiga – Francesca. ¡La China!. Lo abrí y me puse a llorar. 

Me fui a comprar una cervecita, mientras escribo esto me la tomo. Pareciera que lo único que me sirve en estos momentos es escribir, como si esto fuera un diario de vida, donde escribo sin pensar en puntuación, redacción y todo eso. Hoy es viernes y debo descansar. 



No Responses Yet to “Amar la vida”

  1. Dejar un comentario

Pase y comente:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: