07Ene06

Heme aquí, sábado por la noche y con termómetro en la boca. Me duele la garganta pero igual me fumo un cigarro. Escucho la misma canción una y otra vez… de puro wevona, pero no es tan malo, porque al principio me ponía a llorar, me identificaba; en cambio ahora ya no tanto, siguiendo mi lógica esto indica que el caballero aquel ya no me hace sentir lo mismo. Wena. El jueves le mandé un mensaje pidiéndole que me buscara el anillo que me tiene, por el tono de voz, no le cayó muy bien… y creo que es muy probable que no lo recupere nunca.

Junto con mis amigos uhisas nos propusimos que éste sería el año en que nos haríamos merecer, es decir, no nos conformaremos con poco. Lo pactamos. De los 5 miembros, somos 3 las que recientemente vivimos quiebres emocionales. Unos más fuertes que otros claro está. Yo estoy última, mis chiquillas puta que se lo han sufrió. Fucking bastards, no se dan cuenta cómo juegan con los sentimientos de otras personas, y no personas cualquiera, sino minas que lo darían todo por ellos, y que tienen un corazón de oro de mil quilates. Bling bling.

Ayer veía una de las tantas serias de Warner y había una parte en que un grupo de mujeres se juntaban a tomarse unas copas… al día siguiente todas revisaban sus celulares buscando indicios de llamadas a sus ex. La moraleja es: DONT DRINK & DIAL. ¿A cuántos de nosotros no nos ha pasado lo mismo? Despertarse al otro día con cara de pánico, tratando de acordarnos si hicimos una llamada lujuriosa o arrastrada a alguien. Yo corté por lo sano… borré su número de mi cel. Es que de otra forma es difícil aguantarse cuando nos baja el cariño post copete. O ni siquiera eso, hace un par de meses, en un asado, no me acuerdo a quién quería llamar, la cosa es que terminé marcando el número de mi director de tesis a las 4 am, not funny at all. Nuevamente corté por lo sano y le cambié el nombre: ahora simplemente se llama Tesis.

Siguiendo con los números. Recibir llamadas a tu celular de numeros desconocidos puede ser divertido. Como las que me hacía el bobo. Ahora siempre que veo una juro que es de él. Aquí viene la historia. Hace un par de semanas un “gallo” me pidió mi número en un bar, yo, jurando haberlo visto de arriba-abajo (y encontrándolo merecedor) se lo dí. La cosa es que después supe algo de él que no me gustó. El me llamó el día siguiente y así casi la última semana entera. Yo ya había borrado su nombre y número. El martes pasado, a las 1:40 am suena el aparato, yo salto de la cama cual bailarina, pero totalmente dormida (pensé que era el que no me quiso..jaja). Contesto, le hablo (esto lo sé porque la Pacita estaba durmiendo conmigo), no pregunto quién es, sólo digo: Hola, toy durmiendo; él me responde: te llamo mañana. La raja… no sabía con quién mierda había hablado. Le terminé mandando un mensaje al número desconocido diciendo que estaba totally zzz y no sabía quién era. No me lo respondieron. Pero al otro día supe que no era él, por quien yo había volado por los aires para contestar. Jajaja.. sueños de una bailarina voladora.

Notición: el próximo jueves tengo entrevista de trabajo en el Museo histórico militar !!




3 Responses to “”

  1. 1 Y aqui vamos...

    entrevista! wenaa ojala no sea fome la wea. 2006 con trabajo pa parte de uhisa parece. Bien.

  2. 2 Fran

    Guía Paquita.. jaja… taría wena !

  3. 3 Foxtrot

    yo hice lo mismo en mi cel…el problema es que me sé el numero de memoria..


Pase y comente:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: