The First

28Oct05
[… este cuento corto lo escribí hace poco… salió medio cebollento, pero espero que les guste!]


Viernes. Miró por la ventana y no sintió nada. La lluvia chocaba contra los ventanales. Juan había querido escapar. Subió a su auto y manejó hasta su casa en la playa. Lo de ayer no había sido un hecho cualquiera. Su vida había cambiado.

Qué difícil era estar solo. Sus mayores inseguridades ahora estaban expuestas… y el mundo lo vería como realmente era. Eso era lo que más lo aterraba. Mientras manejaba pensaba en ella. Ella, ella, ella. Ella se había transformado en su mundo, en su universo, en su diosa. “Dios ha muerto” dijo, hablando solo, rememorando esas clases de filosofía que tanto le gustaban en la universidad; y de pronto gritó: ¡Pero ella no… ella está viva, soy yo quien morirá!

La casa estaba sucia. Hacía meses que nadie ponía un pie en ella. Sofía amaba la casa de la playa. Él amaba a Sofía. ¿Dónde escapar? ¿En qué lugar el hombre no siente la soledad? Esa soledad que hace doler los huesos, que quiebra la mirada y que aplasta el alma. Abrió las ventanas y dejó que el viento lo despertara. Sentía que había estado viviendo en un sueño.

Stop. Rewind. Play. Juan, joven músico peruano que migró a Chile en los años ochenta. Esos años, como decía él, lo habían hecho más chileno que los porotos. No sabía por qué. Hasta el día de su muerte no comprendería que esos años le habían cambiado su nacionalidad por culpa de una mujer. Mujer chilena. Chile. Sofía, aspirante a nada, conoció a Juan. Juan la convirtió en aspirante a todo, la hizo renacer y despertar de su letargo.

Miró por la ventana y no sintió nada. Ella, a quien él más amaba –o había amado, pues ya no podía-, le había robado el corazón, y junto con esto, su capacidad de sentir. Qué extraña es la vida: quien te da te quita, se dijo a sí mismo. Mientras se preparaba algo para comer –la soledad le daba hambre- escuchó que sonaba un teléfono, pensó en no contestar. Llamada perdida. ¿Perdida? No. Extraviada tal vez. No se atrevió a mirar quién lo había llamado. Comió. Durmió. Amaneció.

El nuevo día sería un desafío. Cómo volver a sentir. Cómo hacer que su mano tomara ese teléfono y viera quién lo había buscado. Su dedo índice se convirtió en protagonista. Sofía. ¡Hasta su nombre escrito en el celular le ponía los pelos de punta! La llamó y espero. Nada. La nada también es todo, la inmensidad de la nada es infinita.

Nada. Nada sentía. En todo caso, ¿sería posible recobrar el sentir vía telefónica? El siglo XXI nos sorprende cada día, pero Juan no creía que esto fuera posible. La tendría que ver para hacer el intercambio. Él le devolvería su nada y ella sus sentimientos. Hizo una lista de los sentimientos que ella le había robado el día anterior; uno a uno, siendo los más importantes el amor y el odio. Entre esos polos opuestos se hallaban todo el resto. Con eso le bastaba. Sentimientos profundos y epidérmicos.

Jueves. Robo del corazón. El corazón del ser humano es un bien muy preciado, sobretodo si es bueno. La gente lo busca para que amortigüe la soledad del propio desde la edad más temprana. 1 + 1 = 2, pero en realidad la respuesta es 1. Corazón más corazón se funden un uno. Fusión y no extirpación es lo que se busca. Ese día Juan fue asaltado. Pero conocía al ladrón, eso lo tranquilizaba. Ella, sólo con la palabra –como si la propia palabra se hubiera convertido en un bisturí- abrió su cuerpo y le sacó el corazón. Sofía era sólo eso, una mujer con buen uso del lenguaje, pero con motivaciones que él no lograría entender nunca. Si lo amaba, por qué le quitaba justamente aquello con lo que se ama. Las concepciones del amor no son unívocas, para unos es dar y para otros quitar. En esta segunda categoría encajaba ella. Y sin embargo él la había amado sin darse cuenta que ella sólo buscaba poseerlo para robarlo.

Teléfono sonando. Juan sin corazón responde. Sofía, la de dos corazones le habla. Él se escucha oyéndola. Su cuerpo se desgarra por dentro, su alma sangra. “Sólo te pido lo que es mío” dice Juan, a lo que ella responde “Ahora es mío, tú me lo entregaste… y no me quiero deshacer de él!”. Juan se quedó callado, casi podía oír su propio corazón al otro lado del teléfono: bum bum, bum bum. Qué le podría entregar él a ella a cambio de su corazón; su nada pensó, pero al instante se dio cuenta que a Sofía poco le interesaba recobrarla. Le propuso que se juntaran en la playa al día siguiente, ella accedió.

Salió a caminar y se sentó a orillas del mar. Pensó largamente en lo que estaba ocurriendo, era casi surrealista o sacado de una película de ciencia-ficción. Pero era real. Al no poder sentir, sólo podía pensar, reflexionar, razonar. ¡Piensa, piensa! se decía a sí mismo, ¡mañana nos encontraremos y no sé qué decirle para que cambie de opinión! Se quedó dormido en la arena y soñó. En este estado de inconsciencia sí podía sentir, sólo en las manos de Morfeo el corazón volvía a él. Despertó con el agua tocando sus pies, el agua sanadora le había dado la pista: “Mi corazón no vale nada si no está en mí”… con esta frase esperó a Sofía.

Sábado. Sofía toca la puerta, en las manos lleva un cofre de color rojo. El pasado, el presente y un porvenir se hallaban condensados allí. Él la abraza, sabiendo que será la última vez que lo haga. Ella se deja.

Juan tenía preparado todo un plan de acción, pero no fue necesario. Ella besó el cofre y lo depositó en el suelo y se marchó.

Él lo abre y con lágrimas en los ojos observa que hay dos corazones juntos.



6 Responses to “The First”

  1. 1 Anonymous

    buen cuento wapa, me gusto mucho, estas escribiendo muy bien..tal vez por ahi va tu veta artistica….te quiero muchisimo!!! by ..

  2. 2 barbaridad

    De todas maneras tu veta artística va por acá. Me encanto. Otro!
    tu grupie number 1!

  3. 3 Fran

    Chiquillas, me encanta que me animen, pero en verdad está “way to cursi”… la autocrítica es siempre buena…. pero no se preocupen.. q ya viene un 2do cuento en camino… pero esto no tiene nada que ver con el AMOR !
    Fran

  4. 4 Foxtrot

    lo entregaste al concurso ?

  5. 5 Fran

    nop… lo encontré muy amateur pa entregarlo ….

  6. 6 Foxtrot

    nerd


Pase y comente:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: